Publicidad vergonzosa

Intercorp
The Economist. Google y Facebook han erigido sus negocios sobre la promesa de que la publicidad en Internet es más efectiva y fácil de medir que la tradicional —televisión, radio e impresa—. Se proyecta que este año la inversión publicitaria online, en Estados Unidos y a nivel global, superará por primera vez a la televisiva. Pero una controversia en YouTube, cuya dueña es Google, muestra que la publicidad digital todavía tiene problemas por resolver para cumplir lo que promete. Un buen número de anunciantes, entre ellos Coca-Cola, Walmart y General Motors, ha anunciado que planea suspender el uso de YouTube porque han estado apareciendo anuncios (en algunos casos los suyos) en videos de contenido ofensivo, incluso de grupos yihadistas y neonazis.